Aprobada la iniciativa de Unidas Podemos para impulsar el sistema de depósito, devolución y reciclaje de envases

La Comisión de Medio Ambiente del Parlament de les Illes Balears ha aprobado este miércoles una iniciativa liderada por Unidas Podemos para impulsar el Sistema de Depósito, Devolución y Reciclaje de envases, más conocido como SDDR, y otros sistemas de reciclaje, con el objetivo de reducir la presencia de plásticos  incrementar las tasas de reciclaje, disminuir el abandono de residuos y apelar a la responsabilidad de las empresas en la lucha conjunta contra el cambio climático.

El diputado de Unidas Podemos e impulsor de la iniciativa, Pablo Jiménez, ha explicado esta tarde en comisión que “el SDDR, que no es más que lo que se hacía de manera natural hace 50 años en este país, solucionaría en gran parte el problema de los plásticos en la naturaleza. Según el estudio “Anàlisi del sistema de gestió dels residus municipals a les Illes Balears”, de los envases ligeros puestos en el mercado en Baleares en 2018, el 58% fueron destinados a incineración, el 20% a vertederos y solo el 22% a plantas de reciclaje, menos incluso que la media nacional, que Greenpeace situaba en el 25,4%. Son cifras alarmantes“.

La disyuntiva que se plantea en España, pero también en Baleares, en materia de residuos, es mantener la situación tal cual se encuentra o introducir otros modelos de gestión que nos hagan ganar en eficacia. Al ser las competencias en materia de gestión de residuos de las autonomías, creemos que ha llegado el momento de implementar las medidas ya comprendidas en la ley de residuos balear“, ha explicado Jiménez.

Con esta iniciativa, Unidas Podemos pide iniciar los estudios de viabilidad, según la ley de residuos balear, para establecer el SDDR de manera generalizada en Baleares. Además, insta a la Consellería de Medio Ambiente a implementar medidas que garanticen que las empresas que ponen en el mercado sus productos y que tienen responsabilidad ampliada del productor, asuman el 100% del coste de su gestión, para que no se traslade ni a la ciudadanía ni a los Ayuntamientos.

En ese sentido, Pablo Jiménez ha explicado que “Ecoembes, la teóricamente “sociedad anónima sin ánimo de lucro” y gestor autorizado de este tipo de residuos en Baleares, es un conglomerado empresarial formado por envasadores y distribuidores cuyo objetivo es conseguir librarse de su responsabilidad de hacerse cargo de sus residuos de envases al menor coste posible, responsabilidad que viene marcada por ley”. Además, ha apuntado que “el 60% de su accionariado está formado por el sector empresarial, que incluye el del envase; un 20% por el sector de materias primas y el otro 20% por el sector de comercio y distribución. Se dan claros conflictos de intereses, ya que quien pone el plástico en el mercado y en el medioambiente es quien gana dinero con su gestión como residuo. Entre el accionariado encontramos a varias empresas a quienes no les interesa la reducción, ni la reutilización, o el retorno de envases; ya que dificultaría su propio modelo de negocio. Por eso es necesario dar un impulso al SDDR desde las administraciones públicas y asegurar de que las empresas cumplen con sus obligaciones“.