Aprobada una iniciativa de Unidas Podemos de apoyo a la Agencia de Naciones Unidas para la Población Refugiada de Palestina

La Comisión de Asuntos Sociales, Derechos Humanos y Deportes del Parlament de les Illes Balears ha aprobado hoy una Proposición no de Ley (PNL) presentada por Unidas Podemos, junto a sus socios del Pacte, para apoyar a la Agencia de Naciones Unidas para la Población Refugiada de Palestina (UNRWA) por su trabajo de ayuda directa y social a la población. La diputada de la formación, Cristina Mayor, ha destacado que esta iniciativa a petición de la propia UNRWA y ha señalado que “la Agencia UNRWA ha sido la encargada de garantizar el acceso a educación, sanidad, ayuda humanitaria y servicios sociales a los refugiados y refugiadas de Palestina“. En este sentido, ha recordado que desde hace más de setenta años, hay casi 6 millones de personas palestinas que viven principalmente en campamento de refugiados de Jordania, Siria, Líbano, y el territorio Palestino ocupado, lo que supone casi la cuarta parte de la población refugiada del mundo.

Por otro lado, Mayor ha destacado que a día de hoy, UNRWA pasa por una fuerte crisis financiera, intensificada por la pandemia, y no cuenta con los fondos necesarios para continuar trabajando. Por eso la iniciativa insta a las instituciones a buscar fórmulas presupuestarias para cubrir esa carencia. “No le queda dinero en sus cuentas para pagar los salarios de sus trabajadores, ni para mantener los gastos de sus escuelas, sus clínicas, la distribución de alimentos o el resto de sus servicios. No tienen fondo para frenar la expansión de la pandemia, ni para tratar a las personas afectadas por la Covid-19“, ha asegurado.

En este sentido, la diputada ha explicado que la Agencia “ya no tiene de donde recortar” y que en la actualidad la ratio de alumnas en las aulas de UNRWA es de 50 estudiantes y hay escuelas que funcionan con doble o triple turno porque no podemos construir más escuelas. Los médicos tienen que atender una media de más de 70 pacientes diarios, porque no puede contratar más personal sanitario y los alimentos que se distribuyen duran cada vez menos a las familias.

Finalmente, Mayor ha destacado que “UNRWA tendría que continuar trabajando para evitar poner miles de vida en riesgo y proteger contra las consecuencias de las diferentes crisis humanitarias y, además, contra los efectos más graves de la pandemia en la población en mayor situación de vulnerabilidad“. “Atender necesidades básicas como la alimentación, el agua y la atención sanitaria vital, prevenir un mayor deterioro de la salud y la seguridad socioeconómica de las personas refugiadas”, ha añadido.