El Parlament aprueba una iniciativa de Unidas Podemos para impulsar una modificación legislativa para incluir la educación emocional en los currículums

Gloria Santiago ha explicado que “incentivar la inteligencia emocional desde la escuela permitirá a los niños y niñas defenderse de, por ejemplo, las adicciones”

El Parlament de las Illes Balears ha aprobado este jueves una Proposición No de Ley (PNL) de Unidas Podemos por la que se insta al Gobierno del Estado a que se impulse la modificación legislativa necesaria para poder incluir la educación en emociones dentro de los currículums formativos con carácter transversal en todas las etapas para garantizar que el alumnado aprende las herramientas necesarias de gestión de las emociones.

La Vicepresidenta primera del Parlament y diputada de Unidas Podemos, Gloria Santiago, ha explicado durante la defensa de la PNL que “desde Unidas Podemos queremos que la educación sea un todo en la que además de aprender conocimientos teóricos, los niños y niñas puedan adquirir herramientas emocionales necesarias para afrontar de una manera más satisfactoria los retos a los que van a tener que enfrentarse a lo largo de su vida”.

“Aprender que son parte de una sociedad a la que deben cuidar con empatía y respeto. Queremos incentivar la inteligencia emocional desde la escuela para que los niños y niñas adquieran competencias para comunicarse mejor a través de sus emociones y puedan defenderse de peligros sociales como por ejemplo las adicciones”, ha añadido la parlamentaria, impulsora de la iniciativa.

Unidas Podemos establece que en épocas especialmente difíciles como la pandemia del COVID-19, cobra especial importancia la etapa de la infancia, porque es extremadamente compleja en cuanto a la gestión emocional del niño o la niña pero también se corresponde con el momento más indicado para hacer más efectivo el aprendizaje del control y manejo de las emociones.

La formación, además, considera que durante las crisis económica y social que se avecinan, es importante por un lado advertir que la situación de tensión e incertidumbre en las familias va a verse considerablemente agudizada y esto va a afectar de manera muy negativa en el desarrollo y el bienestar de los niños y niñas. Una nueva realidad se va a hacer hueco en la sociedad de Baleares y deberemos adaptarnos a ella gestionando emocionalmente situaciones difíciles que se deriven.