Unidas Podemos apela a la prudencia en la reactivación de la conectividad aérea y marítima

La formación defiende que la salud de los ciudadanos está por delante de todo y que se deben evitar posibles rebrotes

Esperança Sans insta a ser prudentes en todas las políticas que se apliquen en la reactivación y pide “responsabilidad” en la desescalada

Unidas Podemos reclama “prudencia” en la reactivación de la conectividad aérea y marítima de les Illes Balears así como también en las políticas que se llevarán a cabo conforme se vaya avanzando en la desescalada y destaca que se debe priorizar y garantizar la salud de la ciudadanía “por encima de todo”.

En este sentido lo ha explicado la diputada y portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Unidas Podemos, Esperança Sans, durante la comparecencia del Conseller de Movilidad y Vivienda del Govern, donde ha explicado la situación de la conectividad aérea y marítima de las Illes Balears y las Pitiusas en la nueva situación de crisis derivada de la pandemia de la COVID-19 y su posterior reactivación.

Tenemos que ser muy prudentes con todas aquellas políticas que se decidan, no solo con las que hoy nos ocupan aquí relativas a la conectividad aérea y marítima, sino en todas aquellas que marcarán el futuro de nuestras islas y sus habitantes”, ha dicho Sans durante la sesión plenaria, al tiempo que ha recalcado que “es muy importante reabrir aeropuertos y puertos” pero “con mucha cordura” .

Las prisas nunca son buenas, y menos si lo que está en juego es la salud pública y la vida de las personas, por eso no nos cansaremos de repetir que sí a la reactivación de la economía, pero teniendo especial cuidado con las decisiones que se toman, porque tenemos que evitar un repunte de contagios que hundiría más la economía de nuestra Comunidad y que afectaría a los colectivos más vulnerables” ha replicado Sans al conseller Pons.

Para Sans, todas las políticas que se lleven a cabo son “un tema de crucial importancia para el conjunto de ciudadanos y ciudadanas de las Illes Balears, dadas las implicaciones económicas y sociales derivadas de la crisis sanitaria de la pandemia de la COVID-19” y considera que “es necesario reactivar la economía que en este tiempo de parada ha sufrido un duro golpe, tanto en términos de PIB, como de trabajo, que ha tenido su impacto principalmente en el aumento de la precariedad de los sectores más vulnerables de la sociedad”.

COORDINACIÓN CON EL RESTO DE PAÍSES

“Como isleños e isleñas nos preocupa nuestra seguridad, todos sabemos que somos un destino turístico, o que hay muchas personas que tienen su segunda residencia en Baleares. Y además, todos sabemos que el flujo de llegadas en las islas será muy inferior y nuestro Grupo Parlamentario hace ya unas semanas que comentaba que la llegada de pasajeros suponía que se tenía que hacer un control y que incluso tendría que haber alguna cuarentena”, ha indicado Sans, al tiempo que ha reclamado que “es esencial que haya una coordinación absoluta con los países emisores de pasajeros, y que también haya controles antes de salir del país de origen”.

En este sentido, la diputada ha recordado que “desde que estamos en fase 1 de la desescalada, hemos visto como algunos aviones viajaban llenos o con casi ninguna distancia de seguridad, no solo vuelos con la península, sino también entre islas” lo que para Sans “son situaciones que no dan seguridad”.

“Son situaciones que tenemos que evitar si lo que queremos es que viajar entre las islas o a la península se hagan mediante trayectos seguros y que garanticen la salud pública y la vida de las personas. Tenemos que hacer cumplir las medidas de seguridad aprobadas, y también garantizar la cantidad de pasajeros que puede haber por trayecto. Vale más que ahora tengamos pequeños movimientos de personas, que grandes masas y que volvamos a la casilla de salida, que puede suponer el 0 movimiento de personas. Es una responsabilidad que tenemos que asumir no sólo los gobernantes, sino el conjunto de la población”, ha destacado.

DESESCALADA RESPONSABLE

La diputada, además, ha explicado que Baleares “somos una comunidad autónoma insular por geografía, no por capricho”, y que eso supone “que siempre se tendría que tener en cuenta esta condición insular a la hora de aplicar políticas que afecten el conjunto de la comunidad autónoma”. Por ello, ha señalado,  “la conexión entre islas o la conexión con el resto de territorio español tendría que ser un derecho que se cumpliera con el máximo rigor”.

“Estoy convencida que si muchos de nosotros nos pudiéramos desplazar a otras islas o al resto de territorio español lo haríamos antes en tren o en AVE, que en avión o en barco, ya que son dos transportes, principalmente el avión, más caros y contaminantes. Pero no tenemos las infraestructuras, y por tanto nos tenemos que adaptar a los medios que tenemos”, ha añadido.

Sans, además, ha explicado que la vuelta a la “relativa normalidad” debe hacerse “con mucha cordura”. “Estamos inmersos ya en una desescalada, que es necesaria para no dar pasos atrás, aunque hayamos sido espectadores de la irresponsabilidad cometida por algunos, haciendo del sufrimiento una oportunidad zafia para arremeter contra el adversario político, con el único objetivo de socavar la legitimidad del Gobierno del Estado ganada en las urnas”. “Las caceroladas que hemos visto en Madrid, junto con las declaraciones de algunos partidos que incitan directamente a un golpe de Estado, son unos hechos que se tendrían que investigar”, ha declarado la diputada.

La portavoz ha señalado que “esta desescalada se tiene que hacer con la máxima responsabilidad y también con la sensibilidad hacia los colectivos más vulnerables y de riesgo, puesto que nuestra responsabilidad puede repercutir de forma muy directa en su vida”.

Finalmente, la diputada ha recordado que con esta situación “se hace patente la necesidad de repensar el modelo de sociedad y el modelo económico que tenemos”. “Hay otras alternativas menos injustas y menos depredadoras que hay que estudiar. Hace falta que pensemos en el corto y largo plazo, y en el largo plazo tenemos que ser capaces de garantizar la diversificación del modelo productivo, que ha quedado más que patente que no podemos vivir de un único sector, por lo que hay que apostar por nuevos proyectos, como por ejemplo las energías renovables, la industria digital, el sector agroalimentario, entre otros”.