Pablo Jiménez: “La declaración del mar balear como zona marítima especialmente sensible (ZMES) podría ser esencial para su sostenibilidad”

Unidas Podemos vota a favor de una iniciativa del Grupo Mixto sobre sostenibilidad ambiental en el transporte marítimo pero destaca que esta iniciativa “podría ser aplicable en un sentido más genérico al conjunto de las islas del archipiélago” y no solo centrada en Ibiza y Formentera

El diputado avala la constitución de una Comisión Interdepartamental de Cambio Climático y que será “totalmente necesaria para llevar a cabo el Plan de Transición Energética”

Unidas Podemos ha votado este martes a favor de la Proposición No de Ley (PNL) sobre medidas urgente de sostenibilidad ambiental en el transporte marítimo de pasajeros y mercancías entre Formentera e Ibiza aunque ha explicado que esta iniciativa “podría ser aplicable en un sentido más genérico al conjunto de las islas del archipiélago” y no solo centrada en Ibiza y Formentera.

El diputado de la formación, Pablo Jiménez, ha explicado en la defensa de posiciones que “esta PNL tiene sentido desde el momento en que solicita a la Organización Marítima Internacional la declaración de la mar balear como zona marítima especialmente sensible (ZMES)”. “Esta declaración se fundamenta en una serie de criterios tanto ecológicos, como la singularidad o rareza de un ecosistema, su diversidad o su vulnerabilidad frente a la degradación ocasionada por los fenómenos naturales o las actividades humanas, como socioeconómicos y culturales, como que la zona tenga, entre otras cosas, un especial interés para el turismo, así como científicos y pedagógicos, como su importancia por su valor científico o histórico”, ha defendido el parlamentario.

En este sentido, Jiménez ha recordado que “las islas Canarias ya obtuvieron esta declaración en el año 2005, considerándose un éxito tanto por su funcionamiento y la consecución de los objetivos planteados, lo que establece un referente muy valioso teniendo en cuenta el hecho insular que une ambas comunidades autónomas”. “Aún siendo ecosistemas diferentes, las similitudes en determinados aspectos ambientales y económicos nos hacen pensar que disponer de una declaración como la canaria podría ser un elemento tanto de protección ambiental, evitando o controlando el exceso de tránsito marítimo, delimitando canales y rutas, y procurando una mejor organización de los flujos de transporte”, ha reflejado el diputado, a la vez que ha indicado que también se daría “una mejor imagen de preocupación por el entorno y por su conservación, en línea de buscar un turismo mucho menos masificado y más consciente de la huella que deja en el territorio del que la mar forma parte“.

Por otra parte, Jiménez ha defendido que se constituya una Comisión Interdepartamental de Cambio Climático, “ya que es una entidad totalmente necesaria para llevar a cabo el Plan de Transición Energética”.  “Asimismo, no nos opondremos a la instalación de una estación permanente de medida de la calidad del aire en la zona más adecuada del Port de la Savina en Formentera, que pueda ser complementaria a la ya existente en la zona de la gasolinera del Puerto”, ha apuntado.

Asimismo, Jiménez ha asegurado que aunque Unidas Podemos ha apoyado esta iniciativa en todos sus puntos, entendiendo que, si bien en la mayoría de ellos se refiere exclusivamente a los flujos de transporte entre Ibiza y Formentera y las repercusiones que pueden suponer para los entornos terrestres más inmediatos, “podría ser aplicable en un sentido más genérico al conjunto de las islas del archipiélago”.

El diputado ha recordado que “uno de los principales problemas en relación con los gases de efecto invernadero causante del calentamiento global es la contaminación por combustibles fósiles que impulsan los diferentes tipos de embarcaciones marinas, especialmente las de mayor tamaño”. “Los gases de efecto invernadero expulsados de los buques, entre los que se cuentan el dióxido de carbono (CO2), los óxidos de azufre (SOx) y los óxidos de nitrógeno (NOx) contaminan gravemente no solo el entorno del Parque Natural de Ses Salines, sino también los puertos de conexión entre las islas de Formentera e Ibiza, provocando en general un deterioro ambiental cuyas consecuencias es necesario evaluar para adoptar las medidas adecuadas para revertir esta situación”, ha apuntado.

Finalmente, el diputado ha asegurado que “Baleares es una zona especialmente sensible a la presión ambiental ejercida por el tránsito marítimo, debido a los vertidos marinos, a la contaminación atmosférica y por su impacto sobre la biodiversidad”. Por eso, ha dicho, “ya se instó hace una meses al Gobierno español para que se sumara a la iniciativa italofrancesa de solicitar un Área de Control de Emisiones (ECA) a la Organización Marítima Internacional (OMI) para el Mediterráneo, a semejanza de la existente en el mar Báltico, y en este mismo sentido que participara de las decisiones tomadas por las instituciones de las comunidades autónomas del ámbito mediterráneo para tratar de limitar el tránsito por áreas especialmente sensibles o el acceso desproporcionado de cruceros a puertos ya demasiado saturados”.