Unidas Podemos reclama que se derogue la Ley Montoro y se eliminen las trabas a los Ayuntamientos

La formación ha presentado dos enmiendas a la PNL de los socios para que sean las entidades locales saneadas y aquellas con dos años de superávit y remanentes de tesorería las que puedan utilizar los superávit

Antònia Martín ha defendido que “queremos un escudo municipalista ágil y eficaz” porque “las personas son lo primero”

Unidas Podemos ha dado apoyo este martes a una Proposición No de Ley (PNL) presentada por los socios y ha reclamado que se derogue la llamada Ley Montoro con el objetivo de eliminar las trabas que tienen los Ayuntamientos de Baleares para poder  atender las necesidades de las personas, empresas o autónomos. La formación, además,  ha presentado dos enmiendas para que sean las entidades locales saneadas y aquellas con dos años de superávit y remanentes de tesorería las que puedan utilizar los superávits.

Antònia Martín, diputada de la formación, ha defendido durante la sesión plenaria que “desde el Parlamento tenemos que enviar un mensaje firme de apoyo a una reclamación legítima de los Ayuntamientos” y por ello desde Unidas Podemos “queremos un escudo municipalista ágil y eficaz” ya que “las personas son lo primero”.Esto no es un eslogan, son hechos”, ha dicho.

“En el año 2012 el Partido Popular hizo un ejercicio de ingeniería del lenguaje para hacer ver que Ayuntamientos y ciudadanía hacían un mal uso de los servicios públicos y que había que aplicar mano dura”, ha explicado Martín, a la vez que ha recordado que “el PP incorporó de manera habitual términos como sostenibilidad cuando realmente se referían a recortes o estabilidad cuando realmente a lo que se referían era a la desestabilización de los servicios públicos”. “No, Partido Popular, no queremos que los superávits se puedan utilizar solo en tiempos de pandemia. Las personas primero, siempre”, ha espetado la diputada a la bancada de la oposición.

En este sentido, la diputada ha aseverado que “estamos en el 2020 y la derogación de la 2/2012 está cada vez más cerca”. “Hace falta un escudo municipalista del mismo modo que hemos puesto en marcha un escudo social. No tenemos los números para poderlo hacer. Todavía. Pero llegará el día. No tengan ninguna duda”, ha indicado Martín, a la vez que ha recordado que “no puede ser que Vila tenga en un cajón 10 millones de euros de superávit o que Alcúdia disponga de más de once millones de superávit y 80 millones de remanentes al tiempo que Ciutadella tiene 7 de superávit y unos 21 de remanentes”.

“Los entes locales tienen que poder dar los servicios que necesita la ciudadanía. Son las entidades en primera línea de atención a nuestra gente. Llegan a cada calle, a cada rincón, a cada persona. Necesitan oxígeno y desde este Parlamento trabajaremos con ellos y por ellos”, ha asegurado.

LEY CON MEDIDAS COERCITIVAS

La parlamentaria, además, ha aseverado que “tenemos que hacer un diccionario ‘lenguaje de las derechas-lenguaje común’. “En el año 2012 también sentimos mucho el hecho de que querían quitar parte del grueso de la administración. Decir que querían desmantelar la administración pública, garante de la equidad y del estado del bienestar quedaba feo. Y ahora vienen aquí cada semana a decir que qué bien por los servicios públicos que nos han salvado de la COVID-19”. “Tenemos que tener memoria económica para dejar atrás las políticas de Montoro y memoria democrática para no olvidarnos que el banquero que pagó el golpe de estado de Franco justo pasaba por allí y tiene que mantener los honores actuales”, ha dicho Martín.

La diputada ha explicado que la Ley orgánica 2/2012 de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera incluye temas como el principio de lealtad institucional, la prioridad absoluta de pago del deber público, medidas correctivas o medidas coercitivas por lo que “es una ley que aplica el garrote a los entes locales”. “Una norma que no hubiera sido posible sin la modificación del artículo 135 de la Constitución Española que pactaron PSOE y PP en 2011”, ha recordado.

Por otra parte, la diputada también ha explicado que “la Ley 2/2012 es muy similar a un film donde se envían a unos jóvenes, los entes locales, a que algún retrógrado ha considerado como inmaduros y los mete en un correccional para que aprendan quién manda y lo que tienen que hacer. Así es como se sienten los ayuntamientos cuando tienen que presentar un plan económico financiero”, ha añadido.

“El PP obligó a priorizar los bancos a los servicios a la gente que lo necesita. Las políticas de Montoro, muy igual que el dragón Smaug en el Hobbit tenían los fondos públicos inmovilizados”, ha apuntado la parlamentaria al tiempo que ha aseverado que “en 2017, en un Pleno del Ayuntamiento de Palma mostré un mapa con docenas de Ayuntamientos que incumplían la regla de gasto y que no habían sido llamados a la orden por el Ministerio. Qué casualidad, gobernados por el Partido Popular”, ha asegurado.