Unidas Podemos y Més per Mallorca piden paralizar las obras de ampliación del centro de control aéreo del aeropuerto de Palma

Los grupos parlamentarios de Unidas Podemos y Més per Mallorca han liderado este miércoles una iniciativa en el Parlament para exigir al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno de España que paralice el proyecto de ampliación del centro de control aéreo del aeropuerto de Palma. La propuesta ha sido secundada por PSOE, PP, El Pi, Ciudadanos y el grupo mixto, que han firmado la iniciativa.

El diputado de Unidas Podemos en el Parlament, Pablo Jiménez, ha explicado que “el proyecto de ampliación del aeropuerto de Palma por parte de AENA tiene una repercusión directa sobre la remodelación del centro de control aéreo. Aunque creemos que es necesaria la modernización de los equipos y la remodelación del centro de control aéreo, desde Unidas Podemos consideramos que el proyecto de ENAIRE de mantener la ubicación actual es un error ya que no hay ninguna necesidad técnica que lo justifique. Además, se está convirtiendo en una tradición que AENA y ENAIRE no tengan en cuenta las opiniones de la población del territorio en el que operan“. 

El centro de control está encajonado en las instalaciones de AENA, y ampliarlo donde está nos trae dudas en cuanto a operatividad y seguridad laboral de los trabajadores y trabajadoras de ENAIRE y de las empresas suministradoras de material debido a los probables problemas de acceso a la futura instalación“, ha explicado Jiménez, quien ha añadido que “creemos que el Ministerio debe reconsiderar su actual proyecto y realizar un estudio de costes, beneficios, riesgos e idoneidad de la ubicación a través de una empresa independiente. Una posibilidad sería situar el centro de control aéreo fuera de las instalaciones aeroportuarias, pudiendo utilizar las instalaciones cercanas de Son Bonet“.

El portavoz adjunto de Més per Mallorca en el Parlament, Josep Ferrà, ha explicado que el Ministerio del que dependen tanto AENA como ENAIRE “prioriza ampliaciones para usos comerciales y masificación por encima de la seguridad de la ciudadanía“. Según Ferrà, “se trata de una temeridad” situar dos infraestructuras críticas en el mismo sitio. Además, para el diputado ecosoberanista, las obras previstas quedarán obsoletas en poco tiempo y esto podría provocar el desmantelamiento y traslado a Barcelona. “El aeropuerto es una infraestructura estratégica, es una cuestión de soberanía a la que no podemos renunciar”. Además, según Ferrà, con el traslado se pueden perder “340 puestos de trabajo”.

En este contexto, Ferrà, portavoz en la comisión parlamentaria de Medio Ambiente, ha recordado que a propuesta de Més, el Parlament de les Illes Balears ya se ha pronunciado en dos ocasiones en contra de la ampliación y ha reclamado que cualquier intervención en esta infraestructura “tiene que ser consensuada con el Govern de les Illes Balears”.